jueves, 13 de diciembre de 2007

Policías atienden en plena calle el parto de una mujer de 25 años

_



Un bebé fue traído al mundo por las manos de cuatro policías que prestan su servicio en la Estación de Policía del municipio de Lourdes, ubicado a más de dos horas de la ciudad de Cúcuta, cuando su madre, una mujer de 25 años no alcanzó a llegar al centro de salud donde daría a luz.

El nacimiento del pequeño se presentó cerca de las ocho de la noche, cuando los uniformados se encontraban prestando seguridad a las afueras de las instalaciones de la Estación de Policía y vieron pasar a una mujer que se desplazaba a pie en estado de embarazo y mostrando señales de dolor.

De inmediato los uniformados acudieron a ayudarla y llevarla hasta el centro de salud que queda aproximadamente a tres cuadras de la Estación de Policía sobre la vía principal, sin embargo, la llegada de la nueva vida no dio espera y debieron acondicionar un sitio ambulante sobre la calle para llevar a cabo el trabajo de parto.

Eleida Estrella Villamizar Corredor, una mujer campesina, residente en la vereda El Naranjal ubicada aproximadamente una hora del casco urbano del municipio de Lourdes, se dispuso a dar a luz a su hijo con la ayuda del grupo de cuatro policías al mando del Intendente Jefe Wilson Correa Durán, comandante de la Estación de Policía de dicho municipio, quienes debieron aplicar todos los conocimientos sobre el tema que durante su preparación policial obtuvieron y así traer al mundo al bebé sin complicaciones.

Fue así, como luego de varios minutos y con la compañía de la oscuridad de la noche y la lluvia que caía en el momento, los uniformados realizaron el trabajo de parto con la esperanza de no fallar y así finalmente lograron traer al mundo el nuevo ser, que luego de estar nueve meses en el vientre de su madre con su aliento de vida iluminó los corazones de quienes lo vieron nacer.

Ya en manos de los uniformados sano y salvo, el recién nacido fue abrigado y junto con su madre fue llevado hasta las instalaciones del centro asistencial, para que recibieran la atención médica necesaria.
En el centro de salud, el pequeño que pesó 3.500 gramos, fue entregado a los brazos de su madre y su padre Carlos Arturo Luna Sandoval, quienes llenos de felicidad le dieron la bienvenida a este nuevo ser que hará parte de su hogar junto con sus otros cuatro hermanos.

No hay comentarios: