sábado, 16 de enero de 2010

Magnicidio de Gómez Hurtado podría ser de lesa humanidad


TAL COMO ha ocurrido con casos como el del Palacio de Justicia, el del avión de Avianca y algunos otros cometidos por el extinto Pablo Escobar, el magnicidio del dirigente conservador Álvaro Gómez Hurtado, podría ser declarado de lesa humanidad.

Así lo advirtió ayer el fiscal general encargado, Guillermo Mendoza Diago, al revelar que en una cárcel de los Estados Unidos fue recogido el testimonio del narcotraficante, Guillermo Gómez Bustamante, alias Rasguño, dentro de la investigación por este hecho, ocurrido del 2 de noviembre de 1995.

Dos fiscales y un delegado de la Procuraduría viajaron a los Estados Unidos para recaudar la declaración de este narcotraficante, que aseguró tiene información de este crimen, sobre quiénes fueron los autores materiales e intelectuales.

Mendoza Diago aseguró que se evaluará la declaración para determinar si la investigación es reabierta y quiénes serían vinculados.

“Algunas personas anunciaron que tienen información de máxima credibilidad que nos llevaría a encontrar las razones y responsables de este crimen del aspirante presidencial Álvaro Gómez, el cual puede declararse de lesa Humanidad”, señaló Mendoza Diago.

“Este es un enfoque que depende no de los funcionarios sino del curso que se dé en la investigación. En todo caso evaluaremos la validez de las nuevas versiones recogidas”, señaló.

Según se conoció extraoficialmente, Rasguño habría hablado de un complot en el cuál participaron miembros de las autodefensas y algunas otras importantes personalidades del país.

El jefe del ente acusador no descartó que de acuerdo con las declaraciones de Rasguño se profieran las primeras órdenes de captura.

Por el homicidio existen todavía varias investigaciones abiertas.

La decisión de escuchar a Rasguño y a Santander Lopezsierra, conocido como El Hombre Marlboro, había sido adoptada por la Fiscalía en julio del año pasado, luego que el capo –que fue capturado en Cuba y luego extraditado a Estados Unidos–, aseguró que tenía conocimiento de la participación de varias personas en el crimen.

El Fiscal Mendoza Diago recordó que este caso tiene un valor agregado en el hecho de que ha originado la investigación de otros crímenes, que se produjeron durante la época en que se dio el asesinato, en 1995.

Así mismo, la Procuraduría General de la Nación habría anunciado que llamaría a declarar a los narcotraficantes extraditados Rasguño, y El Hombre Marlboro.
Para llamar indagatoria a los mencionados fue necesario que una comisión judicial viajara a México para recibir el testimonio del ex ministro, Fernando Botero, quien sostiene que el magnicidio del líder conservador fue un “crimen de Estado”,
Álvaro Gómez fue asesinado el 2 de noviembre de 1995 en Bogotá, víctima de un atentado cuando salía de las instalaciones de la Universidad Sergio Arboleda, donde dictaba clases en la cátedra de ‘Cultura Colombiana’.

Alias Rasguño, antes de ser extraditado a EU en julio de 2007, afirmó en entrevista a la revista Semana que: “A Álvaro Gómez Hurtado lo mató la mafia para hacerle un favor a los políticos”.

“Cuando esté en Estados Unidos voy a ayudar a esclarecer el magnicidio, dijo Rasguño a Semana, antes de ser extraditado. Y explicó que si “si Botero llega a decir quiénes fueron yo corroboraría o desmentiría lo que él diga. Yo sé la verdad”.
Y señaló que “lo único que le puedo decir es que fue un amigo cercano que se creía un político importante y quiso con eso tenderle un manto al proceso 8.000 para ayudarle a algunos políticos comprometidos en el escándalo. Yo siempre sostuve que eso fue un error. El país perdió demasiado”.


No hay comentarios: